Declaración pública de la mesa FECH respecto al Alza de Aranceles 2015

0

Nuestra casa de estudios, a pesar de ser propiedad del Estado, sostiene gran parte de su quehacer en el financiamiento ingresado por los aranceles de los estudiantes que año a año se han hecho cargo de los reajustes de sueldos de sus trabajadores y trabajadoras a través del aumento de nuestros aranceles.

Este año se pensaba que el panorama sería distinto. La llegada de una nueva rectoría que al momento de su candidatura, prometió el congelamiento de los aranceles -promesa que fue reiterada en distintos eventos públicos- como una forma concreta de defender la educación pública y en particular nuestra Universidad y como estrategia de presión al gobierno para que se hiciera cargo de sus instituciones.

Esto último, suponía una gran diferencia con respecto a las administraciones anteriores, quienes siempre mantuvieron una lógica de aumento de aranceles conforme el aumento anual de remuneraciones a los trabajadores del sector público (IRSP). Sin embargo, en los hechos vemos que el próximo año no existirá un congelamiento nominal (es decir, que se mantengan los aranceles del año anterior), sino que será real, es decir, aumentarán conforme al IPC del año.

Como Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile, hemos manifestado que esta medida en ningún caso satisface las demandas de los estudiantes y las promesas de la rectoría actual, pues se sigue tomando decisiones que van directamente en desmedro de los estudiantes y sus familias, quienes ante el abandono del estado hacia sus universidades, deben seguir financiando su propia educación y en la mayoría de los casos, endeudándose.

El argumento expuesto por las autoridades es que la Universidad de Chile es que el congelamiento de aranceles dependía directamente del aumento de presupuesto prometido por el gobierno a las Universidades estatales, lo cual no se produjo en su totalidad y que además la Universidad debe hacerse cargo del aumento de los sueldos, que se rige según el índice de reajuste del sector público, ya que el Estado no se hace cargo de este aumento, a pesar de que este lo define.

Frente a esto, hacemos un llamado a la rectoría a que aprendamos de los errores y que el 2015 no estén confiados esperando las respuestas del gobierno, sino que presionando desde su posición al gobierno y poniendo sobre el debate los cambios que nuestra educación necesita, y por lo tanto, un real defensor de la educación pública y no un actor pasivo.

 Al mismo tiempo hacemos un llamado a nuestros compañeros y compañeras a que nos hagamos cargo de los cambios que nuestra Universidad y nuestra educación necesitan, proponiendo y movilizándonos por ello,  ´pues sólo movilizados avanzaremos a la educación que queremos.

Mesa FECH 2015.

About Author